Leche Merengada

Esta, creo, es una de las bebidas estrellas del verano; cuando empieza a hacer calorcito,  no hay nada más refrescante que un buen vaso de leche merengada. Además, con esta receta, la leche merengada adquiere una textura y un sabor tan especial, que os parecerá que estáis disfrutando de ella en una heladería.

Os apetece? Pues empezamos.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche.
  • 300 gr. de azúcar.
  • Piel de limón.
  • 1 rama de canela.
  • 4 claras de huevo pasteurizadas.
  • Canela en polvo.

Preparación:

Comenzaremos por poner a hervir en una cazuela el litro de leche. el azúcar, la ramita de canela y la piel de limón. Lo mantendremos en el fuego unos 10 ó 12 minutos. Transcurrido este tiempo, retiraremos y dejaremos enfriar.

Ahora, tendremos que batir las claras de huevo a punto de nieve. Una vez batidas, iremos incorporando la leche fría colada, poco a poco.

Pondremos la leche merengada en el congelador y a los 30 minutos la removeremos. Cuando hayan pasado otros 30 minutos volveremos a mover y así unas 4 veces. Luego la dejaremos helar.

Cuando la vayamos a servir, la batiremos hasta conseguir la textura deseada y espolvorearemos con canela molida. Qué delicia!!!

6 thoughts on “Leche Merengada”

  1. Ok. Esta tarde me animo y la hago. Por cierto, en el momento de añadir la leche a las claras batidas, ¿éstas no se «hundirán»? ¿Qué textura debe quedar?

    1. Yo añado las claras a la leche, o sea, en un recipiente echo la leche colada y luego añado las claras poco a poco con movimientos envolventes. La meto en el congelador y cada media hora la voy mezclando. Cuando vayas a utilizar la leche la sacas del congelador un rato antes, la bates bien y quedará con una textura esponjosa. Os va a encantar.

  2. mmmm… con lo que a mí me gusta la leche merengada y hace 2 años que no la pruebo… a ver si mañana me animo y la hago (con leche sin lactosa, claro, jeje). Por cierto, ¿la puedo preparar el sábado y congelarla para servirla el domingo?.

    1. Por supuesto que te quedará buenísima si la preparas de un día para otro. Sácala del congelador un rato antes de servirla y bátela bien para que tome una buena textura.

Deja un comentario