Crema de espárragos

Esta es una receta tradicional donde las haya, además de económica y por supuesto muy sana. Imagino que casi todo el mundo conocerá cómo elaborar esta crema, pero por si hay algún rezagado que se le haya escapado, os cuento mi versión que resulta muy ligera y apetecible.

Como sabéis, estamos en plena temporada de espárragos y debemos llevar a  nuestra mesa este alimento tan interesante y apreciado, de todas las maneras posibles que se nos ocurran.

Existen 2 tipos de espárragos, los blancos y los verdes trigueros. Los blancos lucen dicho color porque permanecen escondidos del sol durante su desarrollo, ya que crecen bajo tierra. Los verdes, al crecer a la luz del sol, desarrollan clorofila, que  además de otorgarles su color verde, los dotan de interesantes propiedades beneficiosas para nuestro organismo y de ese sabor tan característico.

Se pueden preparar de múltiples maneras: asados, en tortilla, en un revuelto…Hoy os presento mi crema de espárragos.

Para 4 personas


Ingredientes:

  • 400 gr. de espárragos trigueros.
  • 1 patata mediana.
  • 1 cebolla.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.

Preparación:

Lavaremos los espárragos, descartaremos la parte dura y los trocearemos. Reservaremos las yemas de unos 20 espárragos para su posterior utilización.

Pelaremos la patata y la trocearemos un pedazos pequeños para ponerla a hervir en agua con sal durante 15 minutos. La cantidad de agua dependerá del grado de espesor que desees para la crema.

Mientras, pelaremos la cebolla y la cortaremos en juliana para pocharla en una sartén con chorrito de aceite. Añadiremos una pizca de sal. Transcurridos 5 minutos, agregaremos los espárragos troceados y salpimentaremos. Cocinaremos unos 10 minutos más.

Transcurrido este tiempo, verteremos el contenido de la sartén en la olla donde se está cociendo la patata y rectificaremos de sal. Dejaremos hervir otros 5 minutos para que se mezclen los sabores.

Ahora, trituraremos las verduras con la batidora, hasta obtener una mezcla homogénea y de textura fina.

En una sartén, añadiremos un chorro de aceite y saltearemos las yemas de los espárragos.

Sólo nos queda servir la crema y, seguidamente,  colocaremos en el centro del plato las yemas de los espárragos salteadas.

Deja un comentario